Se ha demostrado que los colores tienen diferentes efectos en nuestro estado de ánimo, y pueden potenciar diferentes conductas desde la concentración hasta el apetito o la calma.