Cuando sufrimos de problemas del sueño es difícil mantenernos alejados de los medicamentos que prometen ayudarnos a solucionarlos. Lo importante es saber si éstos realmente eliminan el problema o si solo lo ocultan durante algún tiempo para después dejarnos consecuencias todavía peores.